Comer con un amigo y arreglar el mundo (aunque sólo sea el de la nueva comunicación.)

Hoy he comido con mi amigo y colega de tantos años Luis Acebes.

¿Qué quién es Luis Acebes? Pues Luis es algo así como un director creativo metido a escritor o un escritor metido a director creativo; no sé, me lo tendría que aclarar él aunque creo que tampoco lo sepa, las fronteras cada vez están más difuminadas. Ambas cosas las hace sobradamente bien. Y si no me creéis, seguidle en su blog Los días del Mundo.

Decía que hoy he comido con Luis. Quería exprimirle un poco y que me contara cómo ve él lo que está sucediendo en nuestra profesión. Hemos charlado un buen rato sobre los cambios tan vertiginosos que las nuevas tecnologías están trayendo a este sector de la comunicación y el marketing en el que el estar al día se ha convertido casi en una tiranía.

Los soportes tradicionales están agonizantes frente a la nueva realidad online. A los consumidores ya no se le encuentra donde siempre habían estado y su actitud frente a la comunicación también ha cambiado: como consumidor se ha sofisticado, se ha vuelto más exigente, ya no vale cualquier cosa por muy creativa o muy machacona que sea. Ahora demanda (demandamos) contenidos que aporten y provoquen la emoción.

Y es que estamos ante un nuevo lenguaje, el que marcan los nuevos soportes tecnológicos pero, sobre todo, estamos ante un consumidor con una nueva actitud ante la comunicación comercial.

Lo que buscamos ahora más que nunca es ser sorprendidos, vivir una experiencia y poder comentarla con quienes sienten de la misma manera. Quien quiera llegar a su público tendrá que hacerlo a través de la vivencia de una emoción. Así aportan valor las compañías de hoy en día. Y da igual que te llames Germinal (aquí os dejo un ejemplo), Gallina Blanca o Banco Santander. La realidad es la misma para todos. Además, los nuevos soportes tienen la ventaja de la cercanía, la inmediatez y la aproximación personal.

Al final de mucho charlar, Luis y yo hemos concluido que no es tan complicado seguir y comprender este ritmo como pueda parecer. Lo importante, lo verdaderamente fundamental, sigue siendo lo de siempre: buscar la excelencia, no conformarse, provocar, seducir, conectar y fidelizar con nuevas y buenas ideas. ¿Cuándo no ha sido así?

Esta entrada tiene 5 comentarios

  1. Cuánto honor, Paloma, aparecer en el blog más pequeño del mundo y de esta manera. Me gusta mucho el video de Germinal que han colgado, admiro mucho el trabajo que está haciendo esa marca, un buen ejemplo de nueva comunicación, con sustancia y tacto humano.
    Pues nada, después de esto tendré que seguirte.

  2. Me parece muy acertado, yo creo que lo que ha cambiado es el medio y el lenguaje, pero que la idea es la misma, hay que conseguir llamar la atención, destacar.

    Lo que si creo es que ahora se busca una mayor transparencia, ya no vale con decir somos los mejores, hay que demostrarlo para que sean los clientes los que lo digan. Hay que conseguir que las marcas o negocios sean cercanos. Antes íbamos a la tienda del barrio porque nos inspiraba confianza, porque todos nuestros vecinos iban y les conocías. Ahora es parecido pero en las Redes Sociales On-Line, usamos ciertas cosas y confiamos en ciertas marcas porque nuestros ‘amigos’ de Facebook, twitter… dan buenos comentarios sobre ellas.

    Mucha suerte, y espero leerte pronto 😉

  3. Hoy voy a hablar de Pinito del Oro. No importa que no la conozcas. Entra en Google y ya está. Así te informarás que hablo de la mejor trapecista española del mundo. Y la más arriesgada, pues trabajaba sin Red. ¿Tú harías lo mismo? Yo creo que sin red ya nadie se juega el tipo en el halambre de lo cotidiano. Para ver a Pinito en el circo todos mirábamos hacia arriba con la boca abierta. Hoy ante las nuevas tecnologías seguimos con la boca abierta pero bajando la mirada y jodiendo nuestras cervicales. Pinito del Oro se cayó varias veces y estuvo al borde de la muerte. Si a nosotros se nos quedase colgado el sistema, creo que nuestras vidas ya no valdrían nada. Pero aún vivo para sentir emociones. Y conseguir que las nuevas tecnologías acaben encontrando a un compañero del colegio que me copiaba los exámenes o una novia de la infancia cargada de recuerdos y de hijos. Mis lágrimas siempre estarán a flor de piel. Y mi piel con carne de pollo. Como cuando Pinito del Oro caminaba a veinte metros sobre mi cabeza.
    Gracias, pequeña MRS. SMALLEST. Siempre tu SOB!

  4. Queridisima Mrs. Smallest

    Buscar la excelencia. Que expresion tan sencilla de escribir y tan dificil de alcanzar. Y conseguir emocionar. Como alcanzar semejante quimera en un entorno humano y laboral tan necesitado de ese pellizco que nos haga vibrar. Pocas empresas poseen el talento capaz de conjugar y conseguir alcanzar tales propositos. Una de ellas es Mrs. Smallest. Adelante pues. Que nade te pare y te frene. Mientras tanto, te seguiremos leyendo para por lo menos seguir aprendiendo.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú