Conócete a ti mismo/a

Conócete a ti mismo/a

Este es mi último post escrito para cincuentopía. En él  abordo la necesidad de conocernos en profundidad antes de decidirnos a abordar cualquier cambio profesional. Hay  que estar muy seguros de cuáles son las  fortalezas que nos permitirán abordar nuevos proyectos con éxito.

Foto Cordon PressPara ello, los que nos dedicamos al marketing tenemos una herramienta de análisis muy útil  que, pese a los años que han pasado desde que se formuló, sigue estando vigente. Se trata de la matriz DAFO (SWOT en inglés) que es el acrónimo que describe las Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades,  que representan los factores críticos que impactan directamente sobre el modelo de negocio de la empresa.

El análisis DAFO permite a las empresas conocer con claridad en qué lugar se encuentran,  desvelando  cuáles son las fuerzas, actuales y futuras, que influencian el comportamiento de su negocio. Este sistema permite, además, clasificar estos factores en externos (oportunidades y amenazas) e internos (fortalezas y debilidades),  y su objetivo es  ayudar a enunciar las estrategias efectivas que enlacen factores externos e internos, aprovechando fortalezas y oportunidades y mitigando amenazas y debilidades.

En resumen, la matriz DAFO permite un análisis subjetivo pero muy importante de las debilidades y fortalezas internas o inherentes a la empresa, así como el estudio objetivo de factores externos a la empresa que tienen que ver con las oportunidades y las amenazas del mercado o del entorno en el que se opere, y desde este punto tomar las decisiones estratégicas oportunas.

Llevar esta herramienta al terreno personal es perfectamente posible y permite profundizar en el conocimiento de uno mismo, tanto de las fortalezas y  las debilidades  que conforman nuestra personalidad, nuestros conocimientos  y nuestra trayectoria profesional,  como de las amenazas y las oportunidades que vienen dadas por el entorno en el que nos movemos. 

¿Cómo  realizar un análisis DAFO sobre ti mismo?

Yo te aconsejaría que lo hagas en compañía de alguien que te conozca bien y pueda ayudarte; reconozcamos que no es fácil ser objetivo tratándose de uno mismo. Además, los otros  pueden ver más allá de lo que cada uno tenemos delante de la nariz y que precisamente por eso muchas veces no vemos.

Empieza a trabajar en tus factores internos:

  • Fortalezas:

Son aquellos aspectos tangibles e intangibles que te definen. Tu valor añadido y tu ventaja competitiva. Aquello de lo que te sientes orgulloso y que casi nadie hace mejor que tú. Son aquellas facetas de ti mismo que debes reforzar y sobre lo que te debes apoyar para construirte y crecer: tus habilidades, titulaciones, idiomas, conexiones, años de experiencia, capacidad creativa, etc.

  • Debilidades:

Son aquellos aspectos negativos de tu personalidad que están bajo tu control y sobre los que puedes trabajar o al menos minimizar su presencia. Aquello de lo que huyes porque no tienes la confianza suficiente para hacerlo correctamente. Hábitos negativos tales como incapacidad para manejar el  estrés, desorganización,  fuerte temperamento, poca facilidad para hablar en público, etc.

Continúa con los factores externos:

  • Oportunidades:

Son aquellas áreas potenciales de crecimiento y mejora de las que te debes aprovechar. Están muy interrelacionadas con otros factores de la matriz DAFO ya que permiten crecer sobre las fortalezas  y  minimizar las debilidades.  Las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías  y el networking  de calidad son oportunidades,  así como aquellos sectores de la economía que están en auge y que permiten  un amplio campo de actuación. Además, las debilidades de tus  competidores pueden ser tus mejores oportunidades.

Amenazas:

Son factores de naturaleza externa sobre los que no tenemos control.  El conocerlos nos permitirá anticipar escenarios futuros y mitigar su impacto. Son obstáculos a los que te enfrentas como la crisis económica, el crecimiento de la competencia, el retroceso de la demanda, factores demográficos negativos, etc. Lo único que podemos hacer respecto a las amenazas es tenerlas siempre presentes.

Una vez que hayas concluido tu análisis DAFO, tu objetivo será utilizar esta información para identificar maneras de construir sobre tus fortalezas, restarle importancia o minimizar las debilidades, aprovechando las oportunidades y desarrollando planes de contingencia para las amenazas.

El valor real de cualquier análisis DAFO consiste en vincular el conjunto de la información en una  planificación estratégica efectiva que te permita desarrollar todo tu potencial para alcanzar  tus metas personales y profesionales.

“Conócete a ti mismo” es  un dicho que viene de la antigüedad griega. Se piensa que estaba escrito  en el templo de Apolo en Delfos  como una recomendación de los dioses sobre la necesidad de conocerse a fondo, no tanto desde el análisis del pasado sino para saber cómo modificar o dirigir nuestro comportamiento y construir un mejor futuro.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre